blog san gregorio

El teletrabajo ha venido para quedarse, pero será necesario una regulación

En estos últimos meses no hemos parado de oír este nuevo término “teletrabajo”, y de una manera u otra, muchas personas han cambiado su forma de trabajar anterior: presencial, desplazándose a una oficina, con un horario concreto, por esa nueva modalidad de teletrabajo online: virtual, desde casa y casi sin límites horarios. Muchos comercios se han sumado también a la venta online, realizando pedidos a domicilio y facilitando la compra por internet. Teletrabajar parece la panacea, la solución para todo: evitamos desplazamientos innecesarios y evitamos el contagio. Sin embargo, está comprobado que teletrabajar con niños pequeños en casa es casi imposible, y que sin apoyo la conciliación se convierte en un reto para muchas familias. Además de que implica la necesidad de disponer de ordenador y una conexión a internet, algo que hay personas que no se pueden permitir.

De forma paralela, se está produciendo un fenómeno muy particular relacionado con un éxodo de las ciudades hacia la periferia y el ámbito rural. Según datos del portal Idealista, las búsquedas de casas en estas zonas han crecido en toda España, frente a la búsqueda de vivienda en el centro de las ciudades, que ha descendido. La crisis ha despertado un interés por vivir en las zonas rurales, tradicionalmente vacías y despobladas.

Hay profesiones que lo tienen más difícil para teletrabajar

Asimismo, es evidente que no todo el mundo puede teletrabajar, y que son muchos los trabajos incompatibles con ello. Desde el agricultor o ganadero (porque el campo no entiende de horarios y los animales tienen la “mala costumbre” de comer todos los días), a los policías, bomberos, etc. Incluso el profesorado, sobre todo de educación infantil, primaria y secundaria, que estas semanas han tenido que cambiar la metodología de trabajo a marchas forzadas, son alguno de los colectivos que más complicado lo tienen para trabajar online. Porque no nos engañemos, aunque hay profesores que se han reinventado grabando videos y tutoriales online para sus alumnos, ¡es todo un reto mantener la atención de una clase vía online, de hacer exámenes virtuales o de adaptar la metodología educativa a este nuevo formato!

Podemos decir que el 2020 está siendo un año clave para el teletrabajo. Según un estudio realizado por Caixa Bank establece que un 32,6% de los empleados en España podría teletrabajar, aunque antes de la crisis del coronavirus apenas lo hacía un 8%. Ese mismo estudio establece que se puede desarrollar una ocupación en remoto o virtualmente, “si ninguna de las tareas asociadas a dicha ocupación ha sido clasificada como difícilmente reproducible desde casa”. Asimismo, añade el estudio que las profesiones relacionadas con la información, las comunicaciones o los servicios financieros tienen un mayor potencial de teletrabajo frente a sectores como la construcción, el comercio minorista, donde es más difícil de establecer esta manera de trabajo por las actividades desempeñadas.

Hace falta una regulación y marcarnos unos horarios

No obstante, con una buena regulación y unos horarios marcados, el teletrabajo puede ser una oportunidad para muchas personas. Es posible criar a nuestros hijos e hijas en el campo, en contacto con la naturaleza y a la misma vez desarrollar nuestra carrera profesional. Si no hace falta desplazarse al trabajo a diario, la vida se mantiene en los pueblos y en la periferia, que se llenan de vida no solo los sábados y domingos, sino durante toda la semana. También supone un ahorro del dinero que nos gastamos en gasolina y del tiempo en reuniones improductivas o en los desplazamientos, con esos eternos atascos de entrada y salida a las grandes ciudades.

Según el estudio de Caixa Bank que mencionábamos anteriormente, es muy probable que las empresas empiecen a apostar por ofrecer el teletrabajo a sus empleados, invirtiendo en comunicación y tecnologías, y en la contratación de nuevos profesionales. A día de hoy, una buena conexión a internet es la llave que nos puede permitir el vivir con las condiciones de vida que anhelamos, pero para eso hace falta educarnos en un correcto uso del teletrabajo: ni estamos disponibles 24 horas, ni atendemos emails o llamadas a partir de determinadas horas. Como una jornada laboral presencial, necesita su regulación y un apoyo para su implementación.  Una forma de apostar por nuestros sueños.

Comparte este contenido
Artículos relacionados
Comienza la desescalada. Las peluquerías volverán a abrir, pero con cita previa
30 abril, 2020

Comienza la desescalada. Las peluquerías volverán a abrir, pero con cita previa

Una buena noticia dentro de la incertidumbre que estamos viviendo: los comercios van a poder ir abriendo progresivamente sus puertas. Uno de los negocios que ...

Pueblos con encanto en la comunidad de Madrid. Chinchón
5 junio, 2020

Pueblos con encanto en la comunidad de Madrid. Chinchón

La comunidad de Madrid es mucho más que la ciudad de Madrid. Es innegable que la capital es una ciudad llena de cultura, ocio y el centro de muchos proyectos, ...

Especial coronavirus

Más información
X